La educación encuarentenada: ¿un año perdido?

El confinamiento obliga a los alumnos a ausentarse físicamente de los centros educativos. Las familias adquieren otra dimensión en los aprendizajes de sus hijos, pero no todas cuentan con las mismas herramientas para ese rol; los docentes ponen a prueba su capacidad de adaptabilidad y de atención a la diversidad. Mientras tanto, llevamos casi dosSigue leyendo “La educación encuarentenada: ¿un año perdido?”